Por fin una victoria con varios goles de diferencia del CADETE A.

Varias semanas lleva trabajando el equipo en este sentido, en la mejora del ataque, en la mejora de la definición, tras observarse en jornadas anteriores que se crean muchas ocasiones y no se materializan todas las deseadas. Como el esfuerzo de los chicos está siendo siempre el máximo, lo trabajado en entrenamientos se cumple en el campo.

El equipo además tiene gran confianza y fortaleza mental. Supo sobreponerse al tempranero gol del rival. Lejos de descomponerse y venirse abajo siguió teniendo confianza en su trabajo y en sus capacidades. También se había trabajado mucho durante la semana el partido psicológico, además del táctico, técnico y físico, que se iba a jugar esa semana.

El partido, dadas la situación en la tabla de los dos equipos y la cercanía entre ellos, hacía prever que las cosas se podrían poner tensas durante el encuentro. El equipo supo que podía pasar y se contuvo. Sobre todo, con el primer gol de nuestro Cadete A, que tras una circunstancia extraña que aconteció, al dudar los dos equipos si se debía echar un balón fuera o no, se produjo el gol; el rival, entonces, se encrespó bastante y subió la intensidad en los choques entre los jugadores. Pero lo dicho, el Cadete A subo manejar esta circunstancia, concentrarse aún más y seguir con su trabajo. Lo cual hizo llegar al descanso con un 2-1 arriba.

Se trató entonces de seguir igual. De no meterse atrás a pesar del empuje final que pudiera tener el rival. De sacar a su delantero del área. De dominar el centro y de ganar la segunda parte. Así se logró el 3-1. El partido no estuvo exento de situaciones del peligro del rival con penaltis y rechaces en situaciones extremas, pero el Cadete A supo sufrir y estar juntos en los momentos del partido que así se necesitaba y se logró la victoria.

No fue por otra causa que por el esfuerzo por mejorar cada día que tienen los jugadores de este equipo, que saben cuándo deben definir un partido, dónde y en qué circunstancias.