Cinco minutos de relajación complican la permanencia del Cadete “A” del C.D. CosladaLa primera parte fue dominada claramente por nuestro Cadete. Generó abundantes ocasiones en la portería rival, desde todas sus variantes. Con alternativas de juego posicional y ataque directo; juego interior con exterior; y solidez defensiva conectada a rápidas transiciones defensa-ataque, dominó a un Atlético Madrileño que con gran solidez táctica pero poca efectividad no lograba retener los ataques de un buen Coslada.

Sin embargo, empezó a rondar el mismo problema de antiguas jornadas. Se creaban muchas ocasiones y muy claras, pero el balón no entraba. En otros momentos del año, este problema se ha visto compensado con una robustez defensiva, y los jugadores pensaron que así iba a ser.

Se había logrado un gol y el equipo se iba al descanso con la sensación de los deberes bien hechos. El problema vino después. Al reanudarse el partido tras el descanso, el equipo quiso seguir siendo ofensivo y ganar una segunda parte que comenzaría presumiblemente con el mismo dominio del equipo visitante; sin embargo, recibió dos goles nada más empezar, en los primeros 5 minutos, en el 41 y 45. Un golpe que noqueó totalmente al equipo cosladeño y le hizo tardar en reaccionar.No tenía nada que ver la primera parte con la segunda.

El C.D. Coslada ya no dominaba el partido, se había visto dominador y ganador en la primera parte y no se esperó este golpe tan certero del rival. Todo lo que quedó de partido fue remar en contra del contexto de partido: tensión entre jugadores, tensión con el árbitro, pérdidas de tiempo del rival…Pero el equipo tiene una raza de ganador que desde la primera jornada de liga ha demostrado, y con esta raza se logró el empate en el último minuto.

No se dejó de luchar hasta el último aliento; del mismo modo que no se dejará de luchar en las próximas jornadas hasta ese último aliento, del último segundo, del último partido de esta categoría tan límite.